Menu Principal

Dúo de hermanos mexicanos compiten en el Mayakoba Golf Classic

PLAYA DEL CARMEN, MÉXICO – El derecho de fastidiarse entre ellos está en juego esta semana en México para los hermanos Carlos y Álvaro Ortiz, que van a jugar juntos como profesionales por primera vez en su país de origen.

Los hermanos compitieron en los mismos torneos cuatro veces en la temporada 2018-19 del PGA TOUR, pero está garantizado que el Mayakoba Golf Classic genera un nivel distinto de anticipación para los de Guadalajara.

“Entre él y yo siempre hemos tenido una gran rivalidad. Es el hermano mayor y nos metemos uno con el otro”, dijo Álvaro. “Es tan divertido jugar con él en el PGA TOUR porque siempre lo he admirado, y siempre ha sido uno de mis golfistas favoritos. Siempre ha habido una rivalidad, pero nos apoyamos y queremos lo mejor para el otro”.

A sus 23 años, Álvaro compite esta semana gracias a una exención del patrocinador. Ganó el Latin American Amateur Championship en enero, con lo que logró la primera participación de un mexicano en The Masters desde 1979, cuando Víctor Regalado representó a México en Augusta National.

Su hermano mayor Carlos, de 28 años, ha comenzado su temporada en el PGA TOUR con un par de torneos entre los cinco primeros, en el Sanderson Farms Championship y el Houston Open. Ocupa el puesto 25 en la FedexCup.

“Creo que siempre hemos soñado con jugar juntos en el PGA TOUR”, dijo Carlos. “Es algo realmente muy especial para nosotros y nuestra familia. Algo que realmente disfrutamos. No hemos tenido la oportunidad de jugar juntos todavía. Es la primera vez que jugamos juntos en México y sería fantástico poder jugar juntos el fin de semana”.

La primera vez que los hermanos participaron en la misma competición fue en mayo, en el Wells Fargo Championship, donde ambos fallaron el corte. También jugaron juntos en el AT&T Byron Nelson, el Memorial Tournament presentado por Nationwide y el 3M Open.

Álvaro no superó el corte en esos torneos, pero Carlos terminó empatado en el décimo segundo puesto en el AT&T Byron Nelson y empatado en el quinto puesto en el 3M Open.

“El juego de Carlos es muy completo y preciso ahora”, dijo Álvaro. “La manera en que ha madurado, la manera en que aborda la vida familiar y la vida en el golf profesional. Admiro tanto cómo maneja esos aspectos y cuánto ha mejorado su proceso. Ha sido más profesional fuera del golf cuidando de su cuerpo y su mente, y es impresionante verle hacerlo y verle jugar bien”.

Carlos tienen grandes expectativas para su hermano menor, que acaba de terminar su carrera en la Universidad de Arkansas. Recientemente, Álvaro no logró llegar a la segunda fase de la Escuela de Clasificación del Korn Ferry Tour, aunque, según dijo, va a intentar escalar posiciones en el golf profesional tanto en el PGA TOUR Latinoamérica como en el Mackenzie Tour-PGA TOUR Canadá.

“Es un jugador muy explosivo. Es realmente emocional y esto puede ser bueno y malo”, dijo Carlos. “Por eso le ha ido muy bien y por eso también ha tenido dificultades en ocasiones. Creo que necesita calmarse y tomarse las cosas con más tranquilidad. Vive cada golpe como si fuera el último y creo que esto le frena a veces”.

Los hermanos no se han fijados grandes expectativas para esta semana y han elegido más bien concentrase en jugar bien y divertirse. Sin embargo, los dos saben que tienen lo que hace falta para competir, no solo entre ellos, sino también con cualquiera de los demás competidores.

“Estaría muy bien pasar mi primer corte en el PGA TOUR en mi país, y sería muy especial hacerlo frente a mis amigos y mi familia”, dijo Álvaro. “He estado muy cerca de superar el corte, pero he cometido algunos errores tontos. Siento que mi juego está listo no solo para llegar al fin de semana, sino para competir realmente por la victoria. Solo necesito aclarar la mente y saber que puedo hacerlo”.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This